No podrán haber perros en las comisarías y pedirán que las proteccionistas los retiren del lugar

No podrá haber perros en las puertas de las comisarías y mucho menos en el interior de las mismas. Así lo dispuso un memorandum emitido el pasado 15 de abril y que desde este martes generó gran revuelo en la sociedad sanjuanina, especialmente en los proteccionistas. Es que el mismo indica que “los jefes de las direcciones y de regionales, deberán impartir directivas expresas a las dependencias y áreas a su cargo, que queda prohibida en las dependencias la permanencia de canes”.

El texto, que lleva la firma del subjefe de Policía, Carlos Alfredo Castillo, establece además que no se podrán lavar las movilidades policiales en los “lugares indebidos” como calles y veredas. Finalmente señala que “el incumplimiento a la presente disposición será meritorio de sanción”.

Al respecto, desde la jefatura de Policía, Luis Martinez envió un comunicado de prensa explicando el memorandum:

LUIS WALTER MARTINEZ, Comisario General, Jefe de Policía de San Juan, tiene el agrado de dirigirse a todos los medios de comunicación, como así a las Asociaciones Protectoras de Animales y Habitantes de la Provincia, que con destacada vocación, respeto y permanencia, le brindan protección y contención a los animales que se encuentran en estado de vulnerabilidad, con la finalidad de trasmitirles lo siguiente;

La visión que tienen todos los integrantes de la Institución que presido, sobre el trato de los animales, es la de preservar y conservar la integridad y bienestar de los mismos, ya sean domésticos o domesticados, que se encuentran en cautiverio o semi cautiverio o en situación de desamparo, contra todo acto de maltrato o crueldad hacia ellos, conforme lo prevé la normativa vigente y el don de gentes.

Respecto, al Memorándum suscripto por el Señor Subjefe de Policía, Comisario General, Carlos Alfredo Castillo, ha de entenderse el mismo conforme al espíritu de la directiva impartida por esta vía, vale decir, que la tenencia o custodia de un animal debe estar bajo la responsabilidad de una persona determinada, quien además tendrá la obligación de la preservación y bienestar del mismo.

El alcance de la Orden impartida por la Segunda Autoridad Institucional, implica además; y tiene por objeto que los canes puedan ser entregados transitoria o definitivamente para su reubicación, a asociaciones protectoras de animales registradas conforme lo establece la ley, ciudadanos e inclusive a integrantes de la Repartición Policial que así lo deseen.

Es una realidad, que el Policía, como cualquier otra persona no solo tiene empatía con los canes, sino que además los protege y los cuida tanto en la órbita de su vida privada como publica, más aun en el ejercicio de sus funciones.

A la pregunta ¿Qué pasará con los canes?, cabe responder que se los protegerá y cuidara y eventualmente se los colocará bajo la guarda y protección de toda persona de buena voluntad que así lo desee; en virtud de lo expresado se invita a proteccionistas y comunidad en general, reciban los canes y los coloquen donde su sano juicio así lo considere necesario.

En cuanto al Memorándum, es oportuno aclarar que es un medio escrito idóneo inter institucional para garantizar, como en otros ámbitos del estado, que todos los integrantes de la Institución tomen conocimiento de la directiva impartida en el mismo. Sobre el particular el Reglamento del Régimen Disciplinario Policial, si bien data de varios años a la fecha, se aplica a todo el personal, y sus normas deben y han sido interpretadas siempre teniendo en consideración que su finalidad es afirmar y mantener la disciplina tan necesaria, no solo en la actividad policial, sino en cualquier actividad realizada por el hombre y que el Subjefe de Policía no mete miedo al personal a través de la directiva impartida por él, sino que, pretende el fiel cumplimiento de la misma.

Es dable destacar que el Memorándum, expresa, que no está permitida la permanencia de canes en las Dependencias Policiales y nunca se habló de abandono de los mismos a su suerte en cualquier lugar, tampoco indica que debe deshacerse de ellos.

Es importante mencionar además, que no existe pelea entre Subjefe de Policía y las Asociaciones Proteccionistas de Animales, ni tensión, ni denuncias de éstas, contra el Jefe de División Policía Ecológica.

La estructura orgánica Institucional cuenta con la División Canes y Montada, cuyos Canes y equinos respectivamente, son protegidos, cuidados, reciben afecto por parte del personal policial, tienen nombres que los identifica, son condecorados, prestan servicio a la comunidad como un integrante más de la Institución juntamente con hombres y mujeres que integran la misma, y al momento de ser retirados del servicio que cumplen, son entregados a personas que manifiesten su intención de protegerlos y cuidarlos en forma permanente.

Por último, quiero manifestar que la Policía de San Juan, está a disposición de todas las Asociaciones Proteccionistas y Ciudadanía en general, para llevar adelante toda acción tendiente a la protección y cuidado de los animales .

 

 

Comentarios