Dan por cerrado el caso del ataque cerca del Congreso y Olivares aún sigue grave

El gobierno de Mauricio Macri afirmó ayer que está resuelto el caso del ataque a tiros a cuadras del Congreso nacional, que le provocó heridas graves a un diputado nacional que ayer continuaba en estado crítico.

Los disparos del jueves pasado cerca del parlamento, que provocaron heridas al diputado Héctor Olivares y que le quitaron la vida a su asesor Miguel Yadón, fueron provocados por “un clan mafioso”. Todos los involucrados están detenidos.

En conferencia de prensa la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que los arrestados forman un “clan mafioso” que no dudó en matar a una persona por “asuntos de carácter personal, por códigos de sangre mal llamados códigos de honor”.

Agregó que “Argentina, con su presidente (Macri) a la cabeza, en muy pocas hora resolvió un caso que de no haberse resuelto hubiese significado una crisis de carácter político muy profundo para nuestro país”.

La investigación del incidente del jueves en la ciudad de Buenos Aires apunta a que se trata de una venganza personal contra Miguel Yadón, el fallecido, y no por cuestiones políticas.

Según la principal hipótesis, el detenido Juan Jesús Fernández habría matado a Miguel Yadón porque este último salía con su hija Estefanía Fernández Cano, también detenida. Fernández, integrante de la colectividad gitana, no habría consentido la relación de su hija Estefanía con Yadón. En otras palabras, era una relación prohibida.

El asesor asesinado ayer tenía 58 años, no pertenecía a la comunidad y no era bienvenido en la familia gitana. Según versiones, Estefanía está casada con un importante integrante de la comunidad, dedicado al mundo de la música.

Los dos principales acusados del ataque fueron detenidos ayer, informaron fuentes oficiales, judiciales y policiales. Se trata de Juan Jesús “El Gitano” Fernández (42) y Juan José Navarro Cádiz (25), este ultimo el presunto tirador en el crimen, ambos de la comunidad gitana, quienes para los investigadores fueron quienes quedaron grabados en la escena del crimen luego de los disparos que efectuaron desde un auto para matar a Yadón.

Fernández, dueño del Volkswagen Vento desde donde salieron los disparos, fue localizado en Concepción del Uruguay por la Policía entrerriana a bordo de un Renault 19. También fue apresado en Entre Ríos Miguel Fernández Navarro.

En tanto, Navarro Cádiz, sindicado como el autor material de los disparos, fue arrestado en Paysandú cuando iba en un remís junto a su madre, María Rosa Cádiz Vargas. Si bien la madre fue demorada, podría quedar en libertad porque no está imputada.

Más temprano, a las 9, la española Estefanía había concurrido a su departamento de Luis Saénz Peña y quedó detenida.

También fue apresado ayer en la madrugada como presunto encubridor del ataque Luis Cano (65), tío de Rafael Cano Carmona (50), el primer apresado en esta causa porque tenía una cédula azul para conducir el Volkswagen Vento usado en el hecho que hirió al diputado nacional.

El operativo policial incluyó ocho allanamientos realizados en propiedades de los que integran el presunto clan que hirió al diputado nacional por La Rioja que representa a la Unión Cívica Radical (UCR), integrante de la alianza Cambiemos que responde a Macri.

A todo esto, el diputado Olivares sigue en “estado crítico con riesgo de vida”, según el doctor Pablo Rossini, subdirector del hospital en el que se encuentra internado. “Su vida está dependiendo del soporte vital que está recibiendo en terapia intensiva”, señaló el facultativo en el último parte médico.

Abogado: el padre de Estefanía, “engañado”

El doctor Ramiro Rúa, abogado defensor de Estefanía Fernández Cano, Juan Jesús Fernández y el hermano de Rafael Cano Carmona, aseguró que sus clientes “no tienen nada que ver” con el ataque a tiros que le costó la vida al funcionario Miguel Yadón e hirió gravemente al diputado radical Héctor Olivares, en la mañana del jueves en Plaza Congreso.

Espero que se esclarezca esto y que la persona que mató tenga una pena de prisión perpetua”, dijo el letrado en diálogo con C5N. Y culpó directamente a Juan José Navarro Cádiz como el autor de los disparos: “Es el que estaba en el auto, salió corriendo y fue detenido en Paysandú”, Uruguay.

Pero para el abogado Rúa, el padre de Estefanía “fue engañado y llevado al lugar del crimen visiblemente alcoholizado” por Juan José Navarro Cádiz. “Él no programó ningún hecho, según me confirma su señora”, dijo.

En una conferencia de prensa ofrecida ayer por la tarde, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, aseguró que de no haberse resuelto “en muy pocas horas” el hecho “hubiera significado una crisis política para el país”, y afirmó que el “clan mafioso” involucrado en el crimen planificó la agresión “con antelación”.

Por su lado, Ramiro Rúa negó que Estefanía haya conocido a Yadón: “Ni ella, ni su familia, ni su hermano lo conocían. Creo que tampoco su padre”. Y agregó: “Al diputado Olivares tampoco. No hay vinculación. Pueden analizar todos los teléfonos. No tenemos ningún secreto”.

Rúa dijo que “no se trató de un crimen pasional ya que mis clientes no conocían a Yadón”. “El que disparó seguramente lo conocía, tendremos que ver qué dice él”, advirtió el abogado, quien aseguró que su cliente “es una víctima más”.

Decomisan armas y municiones

Varias armas y municiones fueron decomisadas ayer en una casa del barrio porteño de Montserrat donde vive la madre de uno de los principales sospechosos del ataque en el que fue herido el diputado Olivares y asesinado su asesor, informaron fuentes policiales.

El allanamiento lo realizó la División Homicidios de la Policía Federal en una vivienda situada en Virrey Cevallos 215, propiedad de María Rosa Cadiz, quien fue detenida ayer junto a su hijo, Juan José Navarro Cádiz (25) en la ciudad uruguaya de Paysandú.

Las fuentes indicaron que los efectivos hallaron en la casa dos pistolas, una calibre 32 y otra 380; un rifle de aire comprimido y municiones.

Otro de los operativos se realizaba anoche en la casa de Navarro Cádiz, situada en Montevideo 76, a sólo una cuadra de donde fue el ataque. Secuestraron una pistola calibre 40, como la usada en el ataque del jueves.

Juan Gómez es el fiscal uruguayo que indagó a Navarro Cádiz en el país vecino, lugar al que eligió escapar tras el ataque en el Congreso. En declaraciones con TeleDoce, aseguró que Juan Navarro Cádiz confirmó “haber estado en el vehículo, pero no dijo que haya disparado”.

Defensa a comunidad gitana

El secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, consideró ayer que es “desatinado englobar a toda la comunidad gitana y ligarla a conductas delictivas”, luego de que se conociera el origen romaní de Juan Jesús Fernández, principal imputado en la causa por el ataque.

A través de un comunicado, Avruj expresó su “preocupación por las referencias a la comunidad romaní, a propósito del ataque al diputado, Héctor Olivares, y el asesinato del funcionario, Miguel Yadón”.

Tomar el todo por la parte es un error severo que daña la sensibilidad de cualquier colectivo”, agregó. Fuentes de la dirección de Pluralismo de la Nación, por su parte, explicaron que el asesinato de Yadón es un crimen que “no tiene que ver con una característica de la cultura gitana” sino con la decisión de una persona que “deberá responder ante la ley por lo que hizo”.

La hija de Juan Jesús Fernández declaró ante la Justicia que no conocía al funcionario asesinado frente al Congreso. Con el testimonio oficial de Estefanía Fernández, los investigadores descartan tanto el móvil político como el sentimental del crimen y empieza a tomar fuerza una tercera idea: la guerra de clanes gitanos.

Comentarios