Comenzó a subir el pescado y no tiene límites

En medio de un clima enrarecido por la pandemia que azota al mundo, una tradición en las mesas para la Cuaresma, el filet de merluza, aumentó un 37% desde la Semana Santa del año pasado, al pasar desde los 220 pesos a los 300 pesos que, en promedio, cuesta en los negocios del rubro ahora.

El dato surge cuando en las pescaderías dicen que las ventas se les han venido abajo en los últimos días, con una caída de un 50% en promedio, porque la gente está optando por comprar productos de primera necesidad, como azúcar, harina y leche, antes que pensar en el pescado.

«Las ventas se han venido abajo, venían bien pero ahora desaparecieron los compradores», dijo José Antonio Prividera, más conocido como Pepe Prividera, al frente de un negocio que va a cumplir 68 años en el rubro en la tradicional esquina de Libertador y Aberastain.

En el negocio el filet de merluza fresco está a 300 pesos el kilo, en tanto que otros productos demandados son el filet de abadejo, a 340 pesos el kilo, y la merluza limpia cuesta 200 pesos el kilo.

Desde La Costa, en Rawson, Kuky Herrera, dijo que por efecto del virus, se le cayeron las ventas en los últimos días. «La gente tiene otras prioridades», dijo el comerciante, preocupado por los sucesos de los últimos días.

Guillermo Benegas, cuarta generación de un tradicional comercio dedicado al rubro como es Pescadería Gallerano, sostuvo que hasta antes de que empezaran a regir las medidas por el coronavirus, las ventas venían bien.

Pero ahora el panorama cambió. Y no hay muy buenas expectativas en el sector si persiste el pedido de mantenerse en las casas, porque no habrá reuniones familiares.

Otros productos que se pueden adquirir por estos días en el comercio son el kilo de cornalitos a 300 pesos, las aletas de calamar a 350 pesos, el tubo de calamar a 780 pesos el kilo, los mejillones pelados a 450 pesos el kilo, los langostinos pelados a 890 pesos el kilo y el salmón rosado a 1.280 pesos el kilo.

Con sus variadas formas de consumir, por su carne blanca, su tersura y su sabor suave y delicado, que hacen que se adapte al paladar de pequeños y mayores, el filet de merluza, que ya viene limpio, es un clásico en cualquier cocina y por su alta demanda en esta época del año no es de extrañar que haya aumentado de precio.

Lo particular que se presenta esta temporada es que se da en un contexto de restricción social, que ha mermado la cantidad de gente en las calles y ha incidido en menos reuniones familiares.

Para Semana Santa, a partir del jueves 9 de abril, el valor del pescado dependerá de la cantidad de pesca que consigan los barcos en la zona del puerto de Mar del Plata, según explicó Prividera. «Es difícil saber ahora el valor del filet de merluza, dependerá de la cantidad de mercadería que llegue», dijo el comerciante.