¿Qué Le Pasa Al Presidente Del Concejo Deliberante De 9 De Julio, Roberto Nuñez?

Asumió su segundo mandato el 10 de diciembre, Roberto Núñez es de los concejales de Gustavo Núñez el más agradable para el diálogo y hasta cuando se lo tiene que entrevistar pasa de igual manera.

Hasta hace muy poco, solía atender los llamados de este medio, pero un cambio lo llevo hacer un giro diferente en su gestión.

Nos ratificó en más de una ocasión, que sería comunicativo lo cual no es pero creemos que es por sus días de debut como presidente.

Algunos colegas concejales, quisieron ver algunas de las ordenanzas de las gestiones pasadas y Núñez ahí fue el primer brote de negatividad, cuando detecto que esto pasaba tomó la decisión que lo marcó dentro de lo ilegal, le puso un candado al mueble donde están estas ordenanza durmiendo.

A los días, apareció con un pedido del intendente donde hablaba de querer bajarse los sueldos, lo cual lo presentó como una exigencia y fue demasiado arbitrario, lo cual terminó en la nada misma.

También declaró a este medio, que los balances eran lo mejor que venían trayendo y no fue así, sacó ocho balances no aprobados que pretendía que los nuevos firmaran y aprobaran, pero estos no venían con los informes internos, solo quería que firmaran y nada más.

La actitud de prepotencia y querer que las cosas se hagan siempre como él dice, es una bandera que impuso desde que este concejo, asumió en diciembre.

“En definitiva, es la voz del intendente pero en el concejo deliberante.”

Este cuerpo de concejo deliberativo, no es lo autónomo que debería ser, no todas las acciones y decisiones son tan libres como algunos piensan, sino lo contrario, es más que nada un grupo de legislativos que aprueban y aprueban, sin medir lo que en definitiva debería investigarse.

 Se conocen muy pocas acciones en estos meses de gestión, no existen herramientas para poder tomarse y que la gente, el vecino sepa que se hace, desde ese cuerpo de concejales.

De forma extraoficial, se sabe que al asumir perdieron algo que fue un logro de los ex concejales que dejaron la banca, es el monto de una plata con la que se podía ayudar y  mucho al pueblo y esto, hoy no pasa, fueron $400 mil pesos anuales y hoy no están, se quedaron sin el mismo.

Los concejales de la parte de Núñez el intendente, tienen todas las herramientas y ellos cuentan con todas las ayudas que un vecino puede necesitar.

Pero los 2 concejales peronistas, quedaron acéfalos de ayuda, no tienen más que el sueldo para poder accionar.

El cuerpo de concejales a pesar que ellos puedan decir que trabajan de forma unánime, para ayudar el vecino, es mentira porque eso no pasa.

Hasta el punto que Roberto Núñez, le pidió a la concejal Hernández, que deje de pasar información a este medio, porque los perjudica.

Lo que no sabe Roberto Núñez, que Hernández es concejal peronista y es parte del pueblo, se debe al pueblo, lo que hace Hernández no es nada fuera de lo normal, el pueblo debe saber porque son funcionarios públicos.

Hoy la relación entre ambos, está rota y será muy difícil restablecer la misma.

Cada concejal es un mundo diferente, con pensamientos e ideas diferentes, lo que sí es seguro, es que el pueblo no figura en esta novela.