«Habemus Protocolo Para El Fútbol»

Protocolo Sanitario COVID 19
Consideraciones médicas respecto a la reanudación de actividades
deportivas relacionadas con el fútbol
1. Introducción
Las siguientes directrices han surgido luego de numerosas conversaciones celebradas entre dirigentes,
Cuerpos Médicos y diferentes representantes de la familia del fútbol argentino. Todos los integrantes de estos
debates han adoptado de forma unánime las consideraciones que en este documento se describen, y se han
creado exclusivamente para retomar las actividades de entrenamiento.
El objetivo es el de poner en conocimiento elementos de planificación esenciales para los organizadores de
entrenamientos futbolísticos en el contexto de la pandemia de COVID-19. Estas consideraciones deberían
leerse teniendo en cuenta al mismo tiempo las normas médicas de organización y la normativa nacional de
salud pública.
2. Respuesta del fútbol argentino ante el COVID-19
En nuestro país, durante la pandemia del Coronavirus, se ha detenido cualquier tipo de actividad futbolística.
Conociendo los beneficios que este deporte aporta para la salud, la sociedad y la economía, la Asociación del
Fútbol Argentino, entre otras entidades nacionales, puso a disposición de la comunidad la infraestructura y los
recursos necesarios para contribuir a la contención de esta enfermedad. Por ejemplo, la habilitación en el
estadio de FUTSAL del Predio Deportivo en la localidad de Ezeiza de 120 camas totalmente equipadas para
que sean utilizadas de acuerdo a las necesidades de las diferentes autoridades nacionales. Esta actitud fue
inmediatamente adoptada por varios clubes de nuestro país.
En tanto la Asociación de Fútbol y los clubes afiliados, pensando en la reanudación de la actividad
futbolística, consideramos que es nuestra responsabilidad adoptar medidas de mitigación que limiten la
propagación de esta enfermedad en nuestro entorno. Desarrollamos este documento con la intención de
transmitir los protocolos que entendemos adecuados para detectar, rastrear y tratar la enfermedad,
compartiendo los conocimientos adquiridos con toda la comunidad médica y científica.
En este sentido, toda lainformación contenida en este protocolo y todas las indicaciones sanitarias aquí
sugeridas tienen que ser comprendidas como medidas estrictas, precisas y fundamentales. Cualquier tipo de
modificación, interpretación, agregado o sugerencia que los Cuerpos Técnicos, Cuerpos Médicos, dirigentes o
personal jerárquico de las entidades deportivas quieran poner en práctica deberá ser previamente informado
al Departamento Médico de la Asociación del Fútbol Argentino a través de su Gerencia.
Finalmente, somos conscientes de la realidad de algunas instituciones deportivas que no disponen de un
médico para cada uno de sus entrenamientos. Sin embargo, y dadas las características de los tiempos de
COVID-19 que estamos viviendo, sugerimos enfáticamente la presencia de un médico en cada uno de los
entrenamientos de los diferentes planteles. Es importante recordar también que todos y cada uno de los
médicos del fútbol argentino deben actuar como agente epidemiológico.
3. Regreso a la “normalidad” luego de un período de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio
Es fundamental entender que sólo se podrá jugar al fútbol cuando los beneficios para la salud, la sociedad y
la economía superen los riesgos de la enfermedad, al tiempo que se garantice la seguridad de los deportistas,
personal específico, árbitros, público aficionado y de la sociedad en general.
No se puede jugar al fútbol mientras estén vigentes las medidas estrictas de prevención (es decir, durante
etapas de cualquier tipo de confinamiento). Cuando se alivien las restricciones a la circulación de personas,
habrá una “nueva normalidad”. Consideramos que la relajación de las limitaciones será gradual y de acuerdo
al calendario propio establecido por las autoridades nacionales.
4. Medidas para facilitar la reanudación de los entrenamientos
Es imperativo comprender que lo único que realmente permitirá un regreso progresivo a la normalidad
deportiva es la difusión y la correcta implementación de las normas que a continuación se detallan. Cada una
de las instituciones deportivas involucradas en general, y cada uno de los miembros de la familia del fútbol en
particular tiene la obligación de conocer, de enseñar y de transmitir correctamente estas directrices. Todos
los integrantes de los diferentes clubes de fútbol tienen que ser capaces de implementar estas indicaciones. Y
todas las entidades deportivas deben contar con personal adecuado y perfectamente capacitado para
hacerlas cumplir. Sean miembros de los equipos de seguridad, de los Cuerpos Médicos o de quienes los
diferentes clubes consideren adecuados.
Cuando sea posible reanudar los entrenamientos, será fundamental prestar atención a las indicaciones para
prevenir la propagación o el rebrote de la enfermedad, y las complicaciones que surgirían de la infección. La
implementaciónde estas medidas es fundamental y se dividen en tres sectores: (a) Comportamiento en los
entrenamientos, (b) diagnósticos y seguimientos y (c) medidas para las instalaciones y los traslados.
4.a. Higiene y distanciamiento en los entrenamientos
• Mantenerse informado de las directrices de las autoridades nacionales. Estas incluyen las
recomendaciones en materia de salud pública y las directrices para controlar y prevenir la
propagación del virus.
• Se recomienda que tantos los jugadores / árbitros, y todas las personas que estén en contacto con
ellos durante los entrenamientos, tengan instalada en sus teléfonos la aplicación cuidarCOVID-19
Argentina.
• Respetar la distancia entre personas: al menos 1,5 m.
• No más de 6 jugadores / árbitros por sesión de entrenamiento en la misma cancha.
• Los grupos entrenando en la misma cancha no deberán tener más de 10 integrantes, entre jugadores
/ árbitros y Cuerpo Técnico.
• Evitar las concentraciones durante la primera y segunda etapa del regreso a los entrenamientos.
• Se prohíbe utilizar las instalaciones del club para darse un baño. Al finalizar la sesión de
entrenamiento, tanto los jugadores / árbitros como los Cuerpos Técnicos deberán higienizarse, o
cambiarse de ropa, o ducharse, una vez estén de regreso en sus hogares.
• Los jugadores / árbitros son los únicos exceptuados de utilizar barbijos o tapabocas. Todo el resto de
los presentes en la sesión de entrenamiento (Cuerpos Técnicos, Cuerpos Médicos, utileros,
asistentes, dirigentes, etc.) deberán obligatoriamente utilizar barbijos o tapabocas todo el tiempo.
• No se permite la mezcla de equipos de trabajo. Ya sean parte del Cuerpo Técnico, del Cuerpo Médico
o jugadores / árbitros. Si una determinada cantidad de oficiales entrena con un grupo de 6 jugadores
/ árbitros, no podrá hacerlo con un grupo diferente luego.
• No es conveniente que en el mismo turno entrenen jugadores de la misma posición.
• Instar a mantener una buena higiene.
• Se prohíbe ofrecer refrigerios a los jugadores / árbitros y Cuerpos Técnicos involucrados en las
prácticas.
• Lavarse bien las manos, usando desinfectante de manos.
• Evitar tocarse los ojos, la boca y la nariz.
• Toser o estornudar en un pañuelo o en el hueco del codo, cubriendo la boca yla nariz.
• Tirar los pañuelos en un contenedor sellado.
• Desinfectar el equipamiento deportivo regularmente, así como las zonas por donde más personas
circulen.
• Evitar compartir el equipamiento deportivo como, por ejemplo, las botellas de agua.
• Es recomendable que cada uno de los jugadores / árbitros concurra a los entrenamientos provisto de
su propia hidratación.
• Contar con estrategias para limitar el contacto/interacción. Por ejemplo, en un edificio, establecer
caminos de dirección única y mantener las puertas abiertas.
• Queda prohibido darse la mano, chocar los cinco y cualquier otro contacto físico.
• Prohibir la salivación, en cualquier lugar y forma.
• Prohibir compartir cualquier tipo de infusión, especialmente el mate
• Dormir y comer de forma adecuada
4.b. Realizar tests y seguimiento cuando sea necesario
• Hacer un seguimiento de cerca de los participantes para advertir síntomas típicos de la gripe, aislar a
los afectados y contactar inmediatamente con el médico en caso de detectar afecciones respiratorias.
• Implementar las medidas de protección recomendadas, incluidos chequeos médicos diarios (desde la
exploración para detectar sintomatología respiratoria, fiebre, trastornos en el olfato, hasta la prueba
de laboratorio de la COVID-19). Fundamentalmente 72 hs. antes del inicio de los entrenamientos.
• Realizar pruebas específicas del sistema respiratorio, cardiaco y músculo-esquelético, según
indicaciones de los profesionales sanitarios, en función de la disponibilidad, la exposición al virus, la
capacidad económica y el nivel de la competición.
• Realizar tests a los participantes del fútbol según la disponibilidad y fiabilidad de los tests. Es
importante que las pruebas sean públicas (que no se obtengan y utilicen privando de ellas a la
sanidad pública nacional y local). Las pruebas sólo se utilizarán previa validación científica según la
disponibilidad local y atendiendo a las indicaciones de las autoridades sanitarias, junto con la correcta
formación y comprensión del funcionamiento de los tests y el significado de los resultados. Estas
pruebas serán de uso corriente tanto PCR como serológicos para detección de aquellas personas que
ya posean inmunidad al virus. Serán realizadas por personal independiente de la entidad dónde se
tomen las pruebas, competente, y previamente capacitado.
• Una propuesta correcta de procedimiento de testeo de la COVID-19 sería la siguiente: Realizar el test
de la COVID-19 a todos los futbolistas / árbitros que regresen a la actividad, y a aquellos con quienes
hayan tenido cualquier tipo de contacto, para proteger y reforzar la confianza y la salud mental, ya sea
dentro del equipo como en torno a él.
1. El primer test se realizará 72 horas antes de reanudar la actividad para evitar los falsos negativos
(personas asintomáticas portadoras del virus).
2. El segundo test se realizará antes de la primera sesión de entrenamiento y luego semanalmente.
3. Después se harán pruebas a los participantes del fútbol, ya sea en casa o en los lugares indicados
en los clubes por los médicos, siguiendo las pautas de higiene y las medidas de protección
recomendadas.
Existe la opción de realizar pruebas sin bajar del propio vehículo.
4. Aquellos participantes en el fútbol que den positivo en la prueba no podrán realizar ninguna
actividad futbolística y deberán seguir las recomendaciones delas autoridades sanitarias del país.
Además, será evaluado el círculo familiar dónde el involucrado desarrolle su vida privada.
5. Sólo quienes den negativo en el test podrán participar en las actividades futbolísticas.
4.c. Precauciones en desplazamientos y en las instalaciones
• Desinfectar los medios de transporte utilizados para acudir a los entrenamientos. En el caso que los
integrantes de las prácticas deportivas no cuenten con movilidad propia, es conveniente que la
entidad deportiva involucrada implemente un sistema de traslado puerta a puerta previamente
contratado. En todos los casos se recomienda que aquellos que tengan vehículo no trasladen a más
de dos personas por vehículo, respetando las distancias personales establecidas por los organismos
sanitarios nacionales.
• Desinfectar el lugar y los canales de distribución.
Una vez más hacemos hincapié en lo fundamental que es la difusión y la correcta implementación de
estas indicaciones. En caso que la entidad deportiva no esté segura de cómo proceder correctamente
en este aspecto, sugerimos la contratación de personal capacitado o de empresas certificadas que
garanticen la correcta forma de actuar, y que puedan transmitir adecuadamente todos los
conocimientos necesarios.
• Trabajar con el personal mínimo para reducir el riesgo de contagio. Disminuir lo máximo posible a los
integrantes de los Cuerpos Técnicos y todos aquellos que no entrenen deben tener el tapaboca
obligatorio.
• Aplicar y mantener las medidas de distanciamiento físico.
5. Evaluación de riesgos durante los entrenamientos
Debemos prevenir y controlar la propagación de la enfermedad mediante los pasos necesarios que lo
garanticen. Convocar a entrenamientos requiere una sólida evaluación de riesgos y un conocimiento
exhaustivo acerca de cómo mitigar los factores que contribuyen a la propagación del virus, incluso en
momentos en que la transmisión parezca estar disminuyendo.
Se requiere que las instituciones realicen una precisa evaluación de riesgos que determine si es seguro
proceder con la actividad. A la hora de evaluar el riesgo, es necesario tener en cuenta los siguientes factores
clave:
• la normativa nacional y específica para el deporte;
• las pruebas del contagio de COVID-19 entre la sociedad, a nivel local y nacional;
• los requisitos de desplazamiento desde las zonas donde exista contagio de COVID-19;
• la cantidad de jugadores / árbitros y oficiales involucrados;
• la infraestructura médica y sanitaria disponible en los lugares donde vayan a producirse los
entrenamientos; y,
• las restricciones en los desplazamientos y consejos respecto a los lugares a donde vayan a trasladarse los
participantes.
6. Conclusión
Proteger la salud y el bienestar de los actores del fútbol sigue siendo la máxima prioridad de la AFA. Es
importante recalcar que se lleven a cabo las medidas detalladas anteriormente (extremar la higiene, respetar
el distanciamiento físico, llevar un estilo de vida saludable y una alimentación sana, y evitar los
desplazamientos no esenciales). Hasta que no dispongamos de la vacuna de la COVID-19, el entorno del
equipo será bastante distinto. Todo aquel que forme parte de un equipo de fútbol o participe en un
entrenamiento tendrá la responsabilidad de evitar la propagación del coronavirus
Dr. Donato J. Villani
Director Médico
Responsable Comisión Médica

AFA – Protocolo COVID19 x regreso a los entrenamientos