«17 De Octubre Dia De La Lealtad» Columna De Norma Bonilla, Invitada Especial

Día de la lealtad

El 17 de octubre de 1945 marca un antes y un después en la vida política de la República Argentina. En aquella época Juan Domingo Perón tenia a cargo la Secretaria de Trabajo y Previsión, desde este espacio de decisión política cambió radicalmente la vida de los trabajadores.

Se lograron derechos como: indemnización por despidos, vacaciones pagas, el aguinaldo, se crean tribunales laborales y se firma el estatuto del peón rural. Se sancionaron 123 convenios colectivos de trabajo y posteriormente 347 que alcanzaron a más de dos millones de trabajadores.

Estás conquistas laborales le permiten a Perón tener a lo largo y ancho del país el apoyo total de los trabajadores, ya que por primera vez en la historia tenían en el gobierno un referente y representante. Por estas mismas razones Perón fue atacado por los sectores de poder; una parte de las Fuerzas Armadas, sectores burgueses y por la mayoría de los medios de comunicación (Cualquier parecido a la realidad de hoy no es casualidad) Estos sectores intiman al presidente Edelmiro Farrell que aparten a Perón del gobierno y éste accede, solicitando al general que renuncie a sus cargos, él acepta con una condición; despedirse de los trabajadores por cadena nacional.

Así Perón llegó a todos los trabajadores solicitandoles que defiendan sus conquistas y poniendo énfasis principalmente en la obra social como derechos adquiridos y como valor solo para los trabajadores.

Este discurso irrita a sus adversarios y el 13 de octubre Perón es detenido y llevado a la Isla Martín García, durante días no se sabe nada de él. Frente a esta realidad el 17 de octubre de 1945 los obreros decidieron no ingresar a las fábricas ni a ningún puesto de trabajo y salir en defensa de su líder, esto se replicó en todo el país. En cada barrio obrero solo se habla de la liberación del hombre que dignificó a los trabajadores argentinos.

Desde cada rincón el pueblo, hombres y mujeres se movilizaron hacia Plaza de Mayo, lo hicieron en el ferrocarril, camiones, motos, caminando y de todas formas posibles que les permitieran llegar a destino. Los trabajadores que se movilizaron desde el sur del Con urbano, el gobierno levantó el puente sobre el Riachuelo impidiendo el paso, la gente cruzó en bote, tablón y hasta nadando.

Aquel día nadie ni dada iba a impedir que el pueblo defienda al hombre que les otorgó sus derechos.

En la tarde de aquel 17 de octubre la plaza había sido ocupada por el pueblo trabajador que amenazaron con no retirarse hasta que aparezca el general Perón. La prensa oficialista llamó “aluvión zoológico” estigmatizando así a los que se movilizaron y de aquel momento también nos llamaron los “cabecitas negras”.

Frente a este fenómeno de masa, el gobierno no se animó a reprimir y pactan una salida con Perón que ya se encontraba en el Hospital Militar.

Pasada las veintitrés horas de la noche, con el pueblo en la plaza y en las calles el General Perón desde el balcón le hablaba la multitud para decirle

 

”Interpreto este movimiento colectivo como el renacimiento de una conciencia de los trabajadores, que son los únicos que pueden hacer grande e inmortal a la patria”  …”recuerden trabajadores únanse, sean más hermano que nunca. Sobre la hermandad de los trabajadores ha de levantarse en esta hermosa patria la unidad de todos los argentinos

El mensaje fue contundente y pone al trabajador como eje central y lo definió como el objetivo fundamental de este movimiento que estaba emergiendo en la vida política del país.

El 17 de octubre de 1945 fue el acto de lealtad, amor y respeto más grande que hubo en la historia argentina entre el pueblo y su líder. En este día histórico nació el peronismo para transformarse en el movimiento de masa más importante de América Latina, cuyo mayor conquista fue; aquellos que eran invisibles los hace irrumpir en la vida política del país otorgando y ampliando derechos.

El peronismo es un movimiento con principios filosóficos y cristianos, es un conjunto de normas establecidas y verdades que definen nuestro accionar en la vida política y tiene un fin último la felicidad del pueblo.

Hoy los actores sociales han cambiado al mismo ritmo que cambia la sociedad y así mismo el movimiento, pero la “Lealtad” significa seguir, enaltecer y poner en práctica en cada accionar de nuestra militancia los principios que le dio nacimiento a este gran movimiento y que el general lo dijo con claridad “Primero la Patria, luego el Movimiento y por último los Hombres”.

 

Han pasado 75 años de aquel día maravilloso donde el pueblo abrazó y creó un pacto de lealtad con el general Perón. A hora de este gran acontecimiento significativo para los peronistas invito y me invito a reflexionar, sobre el significado de la lealtad y el uso que hacemos de los principios que nos legara nuestro líder. Estar dentro de las filas del partido Justicialista no significa ser  leal o pertenecer. El ser peronista nos define como tal, solamente cuando hacemos un peronismo de la praxis, siguiendo los principios y llevando en alto las banderas que nos legaron Perón y Evita.

 

 

Hay que interpretar que el peronismo no se proclama ni se aprende; el peronismo se siente y se comprende.

 

 

¡¡Feliz día de la lealtad compañeras y compañeros!!

¡¡Viva Perón, Evita, Néstor, Cristina y Alberto Fernández nuestro presidente!!

¡¡Hoy más que nunca peronista!!

Norma Bonilla.