Más del 90% De Las Mucamas y Conserjes de Telos, Trabajan En Negro San Juan

El trabajo de mucamas en un hotel alojamiento, es  de los más duros y sacrificado que existen en el rubro hoteles alojamiento por horas, más conocidos como telos.

Estos cuando necesitan personal, no colocan ofrecimientos en ningún diario, ni radio, con el solo colgar un cartel en el ingreso de cada hotel basta, para tener cientos de mujeres y varones que se postulan para estos puestos de trabajo, del cual en su gran mayoría son mujeres quienes lo desempeñan.

 

Ingresan con días a pruebas, donde en algunos telos pagan estos días y en otros les reconocen algunos pesos, pero no les abonan las jornadas como corresponde.

Los protocolos de limpieza internos no los conoce nadie, porque no ingresa nadie, muchos menos personal de salud pública, bromatología específicamente.

Estos lugares son administrados por gerentes que son quienes ponen la cara ante el personal, es muy difícil saber quiénes son sus propietarios, se mantienen muy a la reserva y en el anonimato.

Quienes sí saben quiénes son los dueños de cada telo de San Juan, es el gremio UTHGRA  porque ellos son quienes deberían hacer las inspecciones pertinentes en cada hotel, para verificar que sus empleados estén trabajando bajo la legalidad, con todos sus aportes pertinentes.

Pero este gremio, desde que fue comandado por el secretario general de hacen muchos años Juan Carlos hierrezuelo, siempre terminaban coimeándose entre los propietarios de telos, con el sindicato.

Y terminaban en la nada misma, hoy este gremio nacional con representación en San Juan, es comandado por Graciela Barraza, a quien le llamamos insistentemente pero no logramos el contacto telefónico.

El gremio con su equipo de inspectores, mas el cuerpo de inspectores de la delegación del ministerio de trabajo de la nación, sumado a la subsecretaría de trabajo con la colaboración de la Policía de San Juan, son quienes deberían hacer las inspecciones sorpresivas en cada uno de estos telos de la provincia.

 

 

Lógicamente que esto no pasa y si lo hacen, últimamente lo hacen mal, porque las visitas e inspecciones son en horarios de mañana y entre semana, cuando el propietario deja la guardia mínima y es ahí donde se encuentran con 1 o máximo 2 mucamas, las que si están en blanco.

Pero como sugerencia, estas inspecciones deben hacerse de manera sorpresivas sin que nadie les avise a sus dueños que se realizará, cosa que se duda porque desde el gremio es donde llaman advirtiendo que esto pasara.

Los días jueves, viernes y sábado de noche, es cuando trabajan al 100% estos hoteles, con habitaciones entregadas aun estando ocupada, la espera es en auto en los jardines internos que cada hotel tiene.

Las mucamas ingresan sobre las 22hs y salen alrededor de las 7 de la mañana.

En caso que se detecta la llegada de una inspección, el gerente envía a todo el personal en negro a ocupar una habitación, porque saben que a las habitaciones no se puede ingresar.

Y es ahí cuando las visitas salen correctas.

Pero existe también bajo orden judicial la inspección de cada habitación, solicitando a los ocupantes que regresen a sus vehículos hasta que finalice la misma.

La policía controla el perímetro para detectar cómo se fuga el personal por los fondos de los hoteles, o en los garajes de cada box de habitación. Donde también se ocultan.

 

 

 

Las mucamas y conserjes trabajan en negro, turno realizado pagado, sin tener ningún tipo de relación formal con el establecimiento.

Existen más de un hotel que solo tienen 3 personas en blanco, lo cual sería imposible poder hacer funcionar un telo las 24hs. Con 3 personas.

Es un oficio que buscan muchas personas, porque de esa forma no pierden los planes ya que es trabajo en negro.

No tienen ni gozan de ningún beneficio, como obra social, seguro, aguinaldo, vacaciones y aportes jubilatorios.

El hotel Wee- kend y Camelot, es de los mismos dueños, el empresario Arturo Bretillot y Melinda Campbel, estos son líderes en la provincia por hacer trabajar gente en negro, ejercer malos tratos, amenazas y persecuciones con el personal.

Esperamos que los entes gubernamentales que deben hacer algo de forma urgente puedan y logren al menos regularizar parte de los cientos de personas que padecen esto en la provincia.